Archivo de la categoría: Mes 4

Costa Rica en paisajes…¡PURA VIDA! (16/52)

 

CRcaribeCRtortuguero2CRarenalCRguanacaste6CRpuentescolgantes2CRpacifico3

Pura Vida. Estas dos palabras forman la frase que mejor describe la filosofía de vida de los costarricences. Cada vez que la naturaleza se descubre ante uno se les puede oír exclamar ¡Pura Vida!, como una celebración a las maravillas que se muestran ante uno nada más aterrizar en Costa Rica. Este es un viaje que tenía en mente desde hace tiempo, ya me habían dicho que no me iba a decepcionar pero es que ha superado con creces mis expectativas. Volvería ya mismo! No podría decir con qué he disfrutado más, si con los paisajes salvajes, la fauna, exótica y bellísima (no os voy a engañar, salir a la terraza y que un colibrí me revoloteara alrededor me hacía la persona más feliz del mundo), pasando por la exuberante flora y acabando por la amabilidad de los costarricences. Vamos, un viaje inolvidable con el que pude olvidarme del estrés. Como dice una muy buena amiga, no hay nada como el ritmo caribeño, esa filosofía de vida de tomarse las cosas con tranquilidad tal y como vienen.

En el viaje hemos hecho fotos, muchas fotos! Me ha costado mucho elegir entre todas pero aquí están. La primera de ellas es el Caribe Sur (Cahuita). Fue nuestra primera toma de contacto con el país y nos fascinó. Dormimos en la selva y con el ruido del mar de fondo. Las aguas del  Caribe no eran cristalinas y tranquilas, sino turbias y con bastante oleaje, debido a que fuimos en época de lluvias. Aún así nos encantó!

La segunda de las fotos la tomé desde el barco que nos llevaba a toda velocidad al pueblo de Tortuguero, al que sólo se puede llegar navegando por sus canales. Si tuviera que elegir sólo una cosa de Costa Rica, quizá sería Tortuguero.

En tercer lugar tenemos el Volcán Arenal. La niebla nos hizo el favor de levantarse por la tarde, los habitantes del pueblo de La Fortuna nos habían comentado que el volcán llevaba totalmente cubierto casi un mes!!

Tras tanta aventura nos fuimos a Guanacaste. Playa y tranquilidad. Uno de los atardeceres más bonitos que he visto en mi vida. E iguanas, muchas iguanas.

A continuación, Monteverde y sus puentes colgantes. Caminar por encima de la selva es una experiencia que no se puede explicar, como tampoco se puede explicar el subidón que te da recorrer la selva en canopy (tirolina para los que como yo antes de ir no sepáis lo que es).

Y, llenos de pena, terminamos el viaje en el Parque Nacional de Manuel Antonio. De allí nos llevamos el recuerdo de unas playas de escándalo, de los monos carablanca y de los mapaches mezcándose con los bañistas y de la juerga que se traían los monos titís saltando de rama en rama justo detrás de dónde tomábamos el sol.

¡Pura Vida!

 

 

 

 

 

 

Sellando una alianza (15/52)

Alianzas

Como os comentaba en el post anterior este mes ha sido una locura. La foto lo dice todo, no? Pues sí, hemos tenido bodorrio!! Tras unos cuantos años juntos, nos hemos decidido a sellar nuestro proyecto de vida común con una fiesta como es debido, rodeados de aquellos que son imprescindibles en nuestras vidas. Y lo pasamos genial!! Desde aquí sólo darle las gracias a todos los que han compartido ese día con nosotros y, principamente, a todos los que se han involucrado desde el principio como nuestros amigos, abuelos, nuestros padrazos y mi súper hermana (una crack que ha organizado casi la mitad de la boda). Así que a todos ellos…¡GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE AHÍ!

Tu mirada (14/52)

Your eye

“Levanta hacia mí tus ojos, tus ojos lentos, y ciérralos poco a poco conmigo dentro.” Gerardo Diego.

Este último mes ha sido una locura (en el próximo post descubriréis por qué) y por eso he estado desaparecida, pero en los próximos días me pondré al día con las fotos que os debo. De momento aquí va la de la semana 14. Esos ojos profundos me arropan cada día, me hablan sin emitir un sonido y me derriten con un simple parpadeo, ¿a que soy muy afortunada?

¡Un beso!

 

 

Woody (13/52)

Woody“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que son tratados sus animales.” Mahatma Gandhi.

El peludo que os mira fijamente se llama Woody y lo adoptamos hace unos tres años y medio en una sociedad protectora de animales que se llama APADAN (Asociación Protectora de Animales Domésticos Abandonados del Noroeste). Un buen día decidimos que era el momento de traer un perro a nuestras vidas y comenzamos a buscar información en las sociedades protectoras de Galicia sobre la adopción. Desafoturnadamente, la oferta de perros (y también gatos) en adopción es abrumadora, parece mentira que las sociedades protectoras puedan dar cobijo a tantos animales con los pocos medios de los que disponen. También parece mentira que haya personas capaces de deshacerse de un animal sin remordimientos y lo poco que tiene en cuenta la gente la opción de la adopción. En una de esas búsquedas nos encontramos con la foto de Woody (por aquel entonces lo habían bautizado como Quico) y mi media naranja supo que teníamos que ir a buscarlo YA. Y no se equivocaba. Woody es, entre otras muchas cosas, leal, inteligente, cariñoso, terco, mimoso, inquieto y pausado a la vez. Nos adora y lo adoramos, pero creo que eso le pasa a todos los que tienen perro. Por algo será. Por algo dicen que son el mejor amigo del hombre. Porque cuando llegas a casa parece que va a salir volando de lo rápido que mueve el rabo, porque siempre te saca una sonrisa, porque se vuelve loco cuando ve que te pones los zapatos, porque sabe cuando estás triste pero también cuando estás contento, porque ya no sabríamos qué hacer sin él…

¡Feliz semana!