Archivo de la categoría: Mes 1

Vida (4/52)

VIda

“Lo que podemos hacer cuando cae la lluvia, es dejarla caer.” Henry Longfellow Wadsworth.

En Santiago suele llover mucho, pero este año nos estamos llevando la palma, sólo nos falta que nos salgan escamas… Sin embargo, tanta agua tiene cosas positivas y es que, mires a dónde mires, todo está cubierto con un verde intenso y la vida se abre paso en cualquier lugar, como en el tronco de este árbol.

Anuncios

Mi ciudad (3/52)

CatedralEsta semana en la que muchos se han ido de vacaciones a mí me ha tocado quedarme en casa. Sin embargo, esto me ha permitido redescubrir mi ciudad, Santiago de Compostela, llena estos días principalmente de turistas y peregrinos. Su alegría y despreocupación se acaba contagiando, me encanta ver mi ciudad con tanta gente!  Hacía ya tiempo que no salía a pasear por las bulliciosas calles de Santiago y a tomar algo con mis amigos, a los que veo menos de lo que me gustaría, así que al final no ha sido tan malo tener que quedarse en casa.

 

Recuerdos de infancia (1/52)

Ricoh&Converse&Ray-Ban

El pasado mes de marzo fue mi cumpleaños y mi muy mejor amiga me regaló la matrícula a un curso on-line de fotografía impartido por Jackie Rueda del que estoy disfrutando como una enana.  En el curso se nos proponen distintos “juegos” en los que tenemos que presentar fotografías relacionadas con una temática concreta. Esta semana  la fotografía conocida como still life (o naturaleza muerta) ha sido el gran reto, teniendo como objetivo hacer una foto donde estuviesen presentes tres elementos que hablaran de nosotros en cierta manera. Después de innumerables combinaciones de elementos, fotos desde todos los ángulos posibles y juramentos varios contra la climatología adversa (empeñada durante toda la semana en boicotear la presencia de luz apropiada en mis fotos) conseguí mi foto. En ella no podían faltar mis zapatillas Converse, las cuales adoro (las tengo de diversos colores) y mis gafas de mi marca favorita. El tercer elemento es una cámara Ricoh de mi padre que ya tiene unos cuantos añitos y que le pedí para usar como atrezzo en la foto. Y con ella vinieron a mi cabeza una serie de maravillosos recuerdos de infancia y otros momentos en los que mi padre nos fotografiaba a mi madre, a mi hermana y a mí. No he podido evitar sonreír al recordar nuestras quejas cuando nos parecía que tardaba demasiado en hacernos una foto, preocupado como estaba por la luz, el enfoque y por buscar la composición más adecuada. Creo que se reirá cuando vea el tiempo que me lleva a mí ahora conseguir una foto que me guste…